En el Hospes Palacio de los Patos de Granada os querréis aún más.

Un palacio en Granada, una quinta en Santiago, una hacienda a orillas del Duero, un hotel en el Alto Tajo o un palacete en el Pirineo. Vosotros elegís

1. Palacio de los Patos, amanecer andalusí

No es la Alhambra pero es un palacete del siglo XIX de arquitectura clásica e industrial al que se suma un edificio de nueva (y buena) planta, en pleno centro de Granada, concretemos: en una calle con nombre arrebatador (Solarillo de Gracia 1). ¡Uf!, son palabras mayores: escalinata de ensueño, techos abovedados, celosía de alabastro… Para vuestra (nuestra) fortuna, han trazado para San Valentín el siguiente plan: una noche de alojamiento, un desayuno en la habitación o en el restaurante Los Patos, atenciones de bienvenida, botella de cava -que siempre es tan romántico-, acceso al spa, un masaje relajante de 30 minutos o una cena degustación para dos. En la suite presidencial, 70 metros cuadrados con balcón con vistas al jardín, la experiencia será mayúscula. Precio: desde 330 euros.

 

Así son las habitaciones del Palacio de los Patos granadino.

 

2. A Quinta da Auga: sed de amores con Rosalía

Un poco de poesía de la gallega ilustre ahora que llegamos casi a Santiago de Compostela, a solo cinco minutitos, que es donde se halla esta quinta de la firma Relais & Châteaux. Nada menos que a orillas del Sar -y va por la De Castro-, el lugar perfecto para dejarse llevar. Su propuesta incluye una noche de alojamiento en habitación doble, acceso gratuito al spa y una cena especial San Valentín en su restaurante Filigrana (alta cocina gallega, con platos como la crema de centolla de la Ría). Precio: 316 euros.

 

Galicia, el Sar, Rosalía de Castro y esta habitación.

 

3. Hacienda Zorita, díselo con vino

Una antigua hacienda del siglo XIV de los dominicos en la que estuvo alojado Cristóbal Colón en 1487 que ahora es un Wine Hotel &Spa, integrado en la red Small Luxury Hotels, que rinde culto al ‘slow food’ -la estrategia del caracol-, con alimentos de producción propia y limitada, y al que alumbran sus cinco estrellas a orillas del Tormes (Valverdón, Salamanca) no está nada mal para celebrar lo vuestro. Su plan sanvalentiniano va de miércoles 14 a domingo 18: una noche en habitación doble, las susodichas atenciones románticas a la llegada, cata en la bodega, tratamiento en spa y cena con maridaje coronada por unas tentaciones de chocolate, fruta roja y cacahuete. Precio: 439 euros (475 euros si es en suite o villa).

 

Hacienda, vino y spa a orillas del Duero es un buen plan.

 

4. Los Ánades: amor bajo el espino blanco

Le hemos robado el título al bueno de Zhang Yimou para ambientar lo bucólico que es este hotel en Abánades (Guadalajara), junto al Alto Tajo y las bellas villas medievales de Sigüenza, Atienza o Medinaceli. Su plan pasa por brindar con cava en una sesión de 90 minutos de spa privado, más cena romántica para dos a la luz de las velas en su restaurante, El Ánade Real. De lo de después ya no hablamos, que puede ser en un loft o en la clásica habitación (dos noches). Precio: 210 euros en habitación doble y 269 en loft, jueves y viernes.

 

Una habitación de Los Ánades, en medio de la naturaleza.

 

5. Torre del Remei: enamorarse en La Cerdaña

Lo tiene todo para dar alas a lo que os traéis entre manos. Un palacete en el corazón del Pirineo catalán, en la maravillosa Cerdaña -en Bolvir para ser exactos-, un decorado de lujo con muebles estilo ‘art nouveau’ de la época de Gaudí, la cocina de su propietario, Josep Maria Boix, que ejerce de perfecto anfitrión, y la posibilidad de sobrevolar este macizo montañoso en globo aerostático. Ni en los mejores sueños de Phileas Fogg. La escapada especial consiste en el alojamiento en una habitación Confort Superior, dos menús clásicos (sin bebida) y dos copas de champán de bienvenida. Precio: 460 euros.

 

En la Torre del Remei, en La Cerdaña, el amor sabe mejor.