Cerca del 35% de las viviendas que se han vendido en el último año ha sido a ciudadanos de este país, la mayoría jóvenes de 35 años de media.

 

Alicante está viviendo un nuevo ‘boom’ inmobiliario y se ha convertido en la tercera provincia en compraventa de viviendas, solo por detrás de Barcelona y Madrid. La zona tradicionalmente ha llamado la atención de los inversores extranjeros, la mayoría alemanes y británicos. Sin embargo, en los últimos dos años, personas de 125 nacionalidades distintas han adquirido propiedades en la zona, según el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante.

Entre ellos, destacan los rusos, que han desembarcado en la Costa Blanca atraídos por el clima y el mercado ‘prime’ en auge, y buscan convertir la zona en su nuevo Marbella. Concretamente, según fuentes del sector, cerca del 35% de las viviendas que se han vendido en el último año ha sido a ciudadanos de este país.

“Los rusos han encontrado un mercado en Alicante que les ofrece las ventajas de Marbella, a la que estaban acostumbrados, pero a precios más asequibles. No es que busquen residencias baratas, pero con el mismo presupuesto para vivienda ‘prime’ pueden acceder a casas con muchas más prestaciones en urbanizaciones de lujo. Además, es un público más joven, de unos 35 años de media, que ven en Alicante una realidad más acorde a sus gustos y perciben Marbella como el lugar tradicional de veraneo de sus padres. Alicante ha sabido adaptarse a esta realidad y muchos comercios ya rotulan en ruso y tienen empleados que hablan el idioma”, comentan fuentes del sector.